Aguacate: Una Fruta Maravillosa Llena de Beneficios

Esta maravillosa fruta de origen Mexicano es una de las más beneficiosas que existen. Podemos encontrar cientos de bondades a la salud gracias a su riqueza nutritiva.

El aguacate se convirtió en una maravilla inmediatamente para los colonizadores españoles que llegaron a territorio mexicano. Lo llamaron “la perla de las indias”, sorprendiendo por su suave textura y delicado sabor.

Hoy en día su aprecio no ha disminuido: se le considera una fruta perenne, ya que su cultivo y comercialización sucede durante todo el año, generando distintos productos a partir de su naturaleza: el aceite por ejemplo, muy beneficioso para la salud en muchos sentidos, pero también muy utilizado en la industria de la belleza en aplicaciones externas.

Origen del aguacate

El aguacate es un árbol que tiene su origen en México, reproduciéndose con frecuencia en las partes altas del centro y este del territorio mexicano. La evidencia más antigua de su consumo data de 10,000 años antes de la era cristiana y se encontró dentro de una cueva en puebla, específicamente en la región de Coxcatlán.

Su extensión comprendió de México hasta Guatemala y el Salvador, y su domesticación dentro de estas regiones ocurrió alrededor del año 5000 A.C., distinguiéndose entonces tres especies diferentes: la mexicana, la guatemalteca y la antillana.

Posteriormente y debido a la polinización cruzada, con el tiempo se crearon cientos de variantes del fruto, que hoy en día se producen y se comercializan en todo el mundo.

Hoy en día podemos encontrar productores y comercializadores de palta en regiones alejadas de Latinoamérica,  cultivándose en lugares de clima tropical y mediterráneo de todo el mundo.

Su nombre proviene del náhuatl ahuacatl, que significa testículo. Se le dio este nombre por su asociación con esa parte de la anatomía masculina, debido a sus semejanzas.

En otras partes del mundo, como lo es en América del Sur, se le conoce también como Palta. Este nombre proviene del quechua, debido a una etnia que vivió en el ecuador, en el norte de Perú, donde la proliferación de aguacates era también frecuente.

Árbol de aguacate

El árbol de donde proviene este fruto es perteneciente a la familia de las Lauráceas, la misma del laurel. Su tamaño puede ser muy alto, llegando a medir en muchas ocasiones los 24 metros de altura.

Su frondosidad aumenta la sensación de ser un árbol colosal, y posee un tronco fuerte y erguido de color grisáceo que mide entre 30 y 60 cm de diámetro según el caso.

Produce flores, pequeñas de seis pétalos, presentan un color entre verde y amarillo, dando paso al fruto, su principal atractivo: el aguacate. Se trata de una baya con el famoso fruto en forma de pera.

Los mejores suelos para su cultivo son los de textura media y profundos, cuanto más profundos será mucho mejor el desarrollo del árbol que posee raíces superficiales; requiriendo también un contenido de materia orgánica de 2.5 a 5%, evitando suelos rocosos o arcillosos.

Se necesita también una adecuada proporción de aire y agua para lograr un fácil drenaje dentro del suelo.

La temperatura adecuada para su prosperidad radica entre los 17° a los 24°C, siendo que a los 20°C el árbol alcanza un correcto desarrollo. Como temperatura mínima requiere de 10° a 17°C y de 28° a 33°C como temperatura máxima.

La humedad es otro factor importante para su desarrollo, ya que necesita encontrarse en lugares con un régimen de lluvias entre los 1000 a los 2000 milímetros.

El terreno que se elija debe contar con protección ante vientos fuertes para evitar rotura de ramas, caída de fruto, deshidratación de flores y demás problemas probables.

La corteza del aguacate es muy sensible a la radiación del sol, para protegerlo es común que su tronco se pinte de blanco en caso de encontrarse en un área muy expuesta a los rayos solares.

Es muy importante proteger su alrededor de plantas intrusivas que puedan robarle nutrientes, por lo que se tiene un cuidado minuciosos en el círculo alrededor del árbol.

Después de que el brote vegetativo de primavera haya finalizado con un crecimiento, se recomienda realizar una poda en el árbol. Los brotes deben rebajarse en un 30 a 50% de su tamaño.

Árbol de aguacate en maceta

Sembrar un aguacate en maceta puede ser una tarea un tanto peculiar. No se trata de sembrar directamente en la maceta, sino que debemos de cumplir con una serie de pasos previos para lograr obtener nuestra planta.

Primeramente necesitamos un hueso de aguacate limpio, el cual atravesaremos con palillos en forma ligeramente descendente, de manera que al colocar el hueso en un vaso de agua, solamente la parte plana  toque el agua, y la parte puntiaguda vaya hacia arriba.

Al colocar la semilla en el vaso con agua vamos a modular la cantidad de esta para que la mitad inferior del hueso esté sumergido. Se debe dejar germinar en un lugar de luz indirecta, y se debe cambiar el agua al menos una vez por semana para evitar que algún hongo se genere y arruine su potencial.

Usando el brote comience a mostrar sus primeras hojas… ¡estará lista para trasladarse a la maceta! Su nuevo hogar debe estar bien adicionado con sustrato de calidad. Su primera poda puede suceder en este momento, cuando el brote ha alcanzado unos 15 cm. Este movimiento lo hará rebrotar con más fuerza

El aguacate no tolera encharcamientos, por lo que la tierra debe contar con buen drenaje, procurando que la maceta deje fluir el agua de riego.

Es conveniente aportarle una capa de humus de lombriz al inicio de la primavera y al inicio de verano para que la planta absorba todo lo que necesita respecto a nutrientes.

Después de tiempo, cuando el árbol sea joven pero haya crecido lo suficiente se le practicarán sus debidas podas de mantenimiento, retirando las ramas secas, siempre es recomendable realizar la poda al inicio de la primavera.

Tipos de aguacate

La variedad de aguacates se extiende alrededor del mundo y es realmente grande, teniendo pequeñas diferencias entre los frutos que pueden llegar a ser muy curiosas.

En México, la variedad de aguacates suele estar dominada por las siguientes especies:

Aguacate Hass: esta variedad es la más extendida y popular en el mercado internacional. Este tipo de aguacate cuenta con la cáscara más oscura, llegando a una tonalidad casi negra y es muy rugosa. Su textura de pulpa suave y cremosa es de color amarillo verdoso y su semilla suele tener un tamaño de  mediana a grande.

Aguacate Criollo: tiene, a diferencia del Hass, una cáscara muy suave y más lisa, de un verde oscuro, que se aferra más a la pulpa. Es más difícil de pelar y su semilla suele ser más grande. Suele tener una forma alargada

Aguacate Bacón: tiene una cáscara más fácil de pelar que el criollo, y su sabor es delicado y de pulpa suave. De forma menos alargada, pero igualmente ovalada, su piel se mantiene verde incluso al madurar.

Pinkerton: de tamaño mediano y forma de pera, esta variante cuenta con una pulpa cremosa de excelente sabor, y es fácil de pelar debido a su piel gruesa.

Aguacate Reed: se encuentra disponible en verano y otoño. Su cáscara es de color verde y cuenta con semilla chica. De cáscara muy gruesa, suele ennegrecer muy rápido si no se usa ya partido.

Máximo provecho a la persea americana

El árbol de aguacate es bastante provechoso. Se puede encontrar los máximos  beneficios en su fruto, a nivel de salud, siendo uno de los alimentos con mayor valor nutricional en la naturaleza: es beneficioso como antioxidante, mejora la calidad de los riñones, piel, corazón, vista y cerebro, además de ser uno de los alimentos que en su consumo ayudan a mantener y bajar de peso, con la dieta y ejercicio adecuadas.

Es un reductor de radicales libres, por lo que se le relaciona en la mejoría de enfermedades como diabetes, hipertensión e incluso como anticancerígeno.

Sus bondades no paran a nivel interior: también la industria de la belleza ha aprovechado sus propiedades para crear productos hidratantes tanto para la piel como para el cabello.

La fabricación del aceite de aguacate ha ido en aumento, mostrando muchos más beneficios para la salud en comparación del aceite de oliva. El aceite en cuestión suele ser muy versátil, prestándose tanto para preparaciones en frío, como para cocinar al fuego toda clase de alimentos, mostrando mayor resistencia a quemarse y beneficiando al usuario con todo el valor nutrimental del aguacate.

La semilla de aguacate puede tener efectos insecticidas, antimicóticos y antimicrobianos, reduce el colesterol en la sangre y mejora las defensas… se consume preferentemente como té de hueso de aguacate, para aprovechar estas propiedades.

Las infusiones de hojas de aguacate están íntimamente relacionadas con propiedades digestivas, mejorando el tránsito intestinal y el aprovechamiento de nutrientes, también se considera útil como analgésico en cólicos menstruales, y alivia la tos. Regula la glucosa en la sangre, por lo que su consumo se recomienda en personas con diabetes.

El aguacate es toda una maravilla, también llamado oro verde por sus infinitos beneficios para la salud.

Ir arriba